Get Adobe Flash player
Visitas
091301
Visit Today : 20
Total : 91301

Regalo de Reyes

El Instituto para la Promoción de la Carne Vacuna Argentina No advertimos razón legítima alguna por la cual los productores deban soportar tan artificial y onerosa curatela intermedia entre el Estado y ellos mismos y que confunde los legítimos intereses de los ganaderos, de promover su producción, con los de unos pocos que se preparan para recibir los beneficios de esta verdadera “caja de la felicidad”.

Invocando un inexistente consenso aprobatorio por parte de los ganaderos argentinos, comienza a regir un nuevo arancel compulsivo. Alrededor de $1,40 por cada cabeza de ganado vacuno para consumo interno o exportación será el importe que el productor deberá abonar junto con los aranceles sanitarios, costos operativos de vacunación y guías de traslado con destino a faena. Reclamamos se convalide la supuesta aceptación mayoritaria consultando, de manera directa, a todos los productores pecuarios de nuestro país. La aplicación de un nuevo arancel para sostener un instituto paragubernamental para la promoción de la carne vacuna argentina aumenta la presión fiscal global y revela: ausencia de una verdadera política agropecuaria nacional, falta de una propuesta de desarrollo rural y confusión en las ideas y principios de buena parte de una dirigencia política, empresarial y sindical que, al participar, instalar y apoyar este tipo de iniciativas, manifiesta desconocer el papel que debe desempeñar un Estado moderno y eficiente, ignora las funciones específicas e indelegables de la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la Nación, muestra la intención de desjerarquizar y “descentralizar para privatizar” el accionar de los organismos dependientes de la cartera agropecuaria y no comprende la necesidad de aplicar una verdadera política de producción, integración territorial, desarrollo económico y progreso del interior productivo. La Secretaria de Agricultura, la de Industria y Comercio y el Ministerio de relaciones exteriores, vía embajadas, consulados y agregadurías comerciales son los organismos, funcionarios y técnicos del gobierno Nacional responsables de las campañas publicitarias que deben ser financiadas con fondos de esos organismos, impuestos nacionales o partidas especiales de rentas generales. Cualquier promoción corporativa o empresarial privada debe realizarse con aportes voluntarios de los interesados directos, pero nunca a través de imposiciones compulsivas. El flamante consorcio de exportadores de carne "ABC"(Argentine Beef Consortium) constituye, entre tantos otros ejemplos que propiciamos, una muestra de cómo los empresarios argentinos pueden promocionar las exportaciones, en este caso, de la carne vacuna. Olvidar estos conceptos implica girar la dirección de una brújula que, en vez de marcar el rumbo del interés y el bienestar general, señala el camino continuista de una Argentina puesta a disposición de proyectos corporativos y negocios privados en beneficio de unos pocos individuos y empresas. Desde el Frente Agropecuario Nacional reiteramos las siguientes consideraciones: 1- ARANCEL COMPULSIVO – La Ley que crea el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina establece un nuevo arancel compulsivo, sobre cada cabeza de ganado comercializada con destino a faena, innecesario, irracional y que potencia la “Presión Fiscal Global” que deben soportar los productores de nuestro país ( artículo 14 ). El otorgamiento de facultades tan amplias implica que esta novedosa y costosa organización, que se introduce entre productores y organismos estatales, Secretarías y Ministerios del Estado Nacional, no se limita a ejercer simples acciones burocráticas sino que se erige como administradora del “Fondo de Promoción de Carne Vacuna Argentina”, que deberá integrarse con recursos provenientes de ese arancel obligatorio a cargo de todos los productores pecuarios de nuestro país. 2- SUPERPOSICIÓN DE FUNCIONES – El “Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina” multiplica arbitrariamente funciones y responsabilidades ya establecidas para otros organismos, oficinas, funcionarios, Ministerios y Secretarías de Estado y conforma un organismo de derecho publico no estatal que superpone su actividad y costos, a los propios de los organismos del Estado responsables y a los de todos los productores de ganado vacuno de nuestro país para ocuparse de actividades que estos realizan o deberían realizar. 3- FUNCIONES YA CONCEDIDAS – El proyecto fue aprobado a pesar de establecer objetivos, misiones y funciones y conceder atribuciones ya establecidas y concedidas, entre ellas: el “desarrollo e impulso a las exportaciones y al consumo local”, “estudios e investigaciones”, “la organización de campañas publicitarias y actividades en el exterior”, “la organización de cursos de perfeccionamiento”, “la asistencia e intercambio de técnicos y expertos”, las de “gestionar recursos” y “otorgar becas” ( artículos 2* y 3* ); la participación arbitraria y discriminatoria, de representantes elegidos por, un reducido grupo de entidades de la producción y la industria, para conformar la “Asamblea y el Consejo de Representantes”, fijándose una retribución para el presidente del Instituto y viáticos y gastos de representación para todos sus integrantes, quienes podrán ser reelegidos indefinidamente. ( Artículos 4*, 6* y 7* ); y la facultad para “aprobar la estructura profesional y administrativa, nombrar personal, comprar, vender, permutar, ceder y gravar los bienes muebles e inmuebles” de este Instituto de Promoción ( artículo 9* ). 4- CAJA DE LA FELICIDAD – No advertimos razón legítima alguna por la cual los productores deban soportar tan artificial y onerosa curatela intermedia entre el Estado y ellos mismos y que confunde los legítimos intereses de los ganaderos, de promover su producción, con los de unos pocos que se preparan para recibir los beneficios de esta verdadera “caja de la felicidad”. 5- AUTORITARISMO Y DISCRIMINACIÓN – El falso consenso aprobatorio invocado, se repite en todos los temas que el gobierno Nacional dice acordar con “ el campo” a través de una mal denominada “Mesa Agropecuaria Nacional” que excluye a un sinnúmero de organizaciones representativas del sector productivo que, en muchos casos, se manifiestan contrarias a lo resuelto por la dirigencia agropecuaria que integra esa mesa exclusiva que dialoga con los funcionarios de la Secretaría de Agricultura de la Nación y con los de los Ministerios y Secretarías provinciales en nombre de todos. 6- REVISIÓN DE LA LEY Y PARTICIPACIÓN EN LA MESA AGROPECUARIA NACIONAL – Por las razones precedentes y por las que supla el elevado criterio del Poder ejecutivo nacional y el de los señores Diputados y Senadores de la Nación, solicitamos la revisión de la Ley que crea el “Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina” por su manifiesta inconveniencia e inconstitucionalidad. También solicitamos integrar, junto a otras entidades discriminadas por el Gobierno de la Nación Argentina, la “ Mesa Agropecuaria Nacional ”. 7- CONSULTA DIRECTA A LOS PRODUCTORES AGROPECUARIOS- Ningún dirigente agropecuario tiene mandato suficiente para aprobar, en nombre de todos, leyes que autorizan el cobro, de manera compulsiva, de aranceles y tasas de promoción y/o costos operativos burocráticos de planes sanitarios. Por consiguiente, para definir estas cuestiones, reclamamos la consulta directa a todos los productores agropecuarios de nuestro país, en este caso, con N* de RENSPA que lo habilite. Comisión Directiva del Frente Agropecuario Nacional Carlos Cámpora Michell – Carlos Urioste – Eduardo Helguera – Felix Buenader – Ricardo Lasca – Severo Lanz – Carlos Firpo – Celedonio Pereda – Guillermo E. Perez – Alfredo Bousquet – Ruth Giordani Federico Palacio – Horacio Delguy Secretario Presidente