Get Adobe Flash player
Visitas
091301
Visit Today : 20
Total : 91301

Mensaje Anual 2005

Mujeres y hombres del campo:Por encima de los balances y diferentes visiones, que con seguridad cada uno tiene y ha recibido a través de las organizaciones representativas del agro, desde el Frente Agropecuario Nacional queremos, como mensaje para el año que se inicia, recordar la importancia de la relación del tejido social agrario con la tierra y la naturaleza, con el interior productivo y con la comunidad en su conjunto.

Estamos convencidos de que analizar estos aspectos implica exaltar en nuestro ideario colectivo la idea del bien común y el bienestar general por encima de cualquier otra consideración. Y esto significa preocuparnos por revertir con urgencia la situación social de un país que produce alimentos para alrededor de 400 millones de seres humanos pero que tiene vastos sectores de su escasa población sumergidos en la pobreza y la subalimentación.Es preciso comprender que la tierra, para los auténticos productores, no es sólo un medio sino también un modo de vida que transcurre en simbiosis con la naturaleza. Sin embargo, el economicismo mercantilista, la globalización y el monocultivo sobre grandes superficies sin agricultores la ha transformado en una relación anormal que desequilibra el medio ambiente y permite a unos pocos individuos y empresas desalojar a un universo cada vez más numeroso de familias agropecuarias, alejándolas del ámbito rural y despojándolas de su cultura productiva. No debe olvidarse que por acción, distracción u omisión de nuestra clase dirigente durante la década de los noventa los grandes consorcios de los países más poderosos del mundo se han apropiado de la renta legítima de nuestras riquezas naturales, que como las del petróleo, el gas y la energía nunca tendrían que haber salido de las manos del Estado nacional.Insistimos, una vez más, en la necesidad de un proyecto agropecuario nacional de largo plazo y el diseño de una matriz productiva funcional a nuestros intereses como nación que contemple la figura de la familia rural y de las pequeñas y medianas empresas agropecuarias como los ejes del progreso y el desarrollo de nuestro interior productivo, que a la vez plantee la forma de cómo se redistribuye la mayor productividad de las tecnologías de punta que avanzan a pasos agigantados. En procura de esos fines entendemos que debe lograrse una nueva estructura gremial agropecuaria a escala nacional, que sea representativa, solidaria, participativa, democrática, federal y sin paternalismos de ninguna naturaleza. Por esto esperamos que se cumplan los anuncios de las autoridades de la cartera agropecuaria respecto a dialogar con todos los representantes del sector sin exclusiones, a desarrollar los foros nacionales productivos con todas las organizaciones, a jerarquizar al SENASA y al INTA, y a conformar una Agencia Nacional de Desarrollo Rural. De esta manera se encausará la lucha contra la pobreza y el éxodo rural, y la aplicación de un proyecto agropecuario de largo plazo logrará los objetivos que los productores reclaman y todos los argentinos necesitan.26 de diciembre de 2005Horacio DelguyPresidente del Frente Agropecuario Nacional