Get Adobe Flash player
Visitas
096473
Visit Today : 15
Total : 96473

El “FAN” en la mesa del “Diálogo Argentino”

EL  FAN EN LA MESA DEL “DIALOGO ARGENTINO” El éxito o el fracaso de la mesa socio-laboral-productiva, que propicia la Iglesia con la cooperación técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) e integran el Gobierno Nacional, las organizaciones sindicales y las entidades representativas del empresariado de nuestro país, dependerá del interés en la prosecución del bien común y el bienestar general que demuestren sus integrantes por encima de los intereses sectoriales.

La Argentina necesita del aporte del campo y del esfuerzo de su gente, en la misma medida que la integración del interior productivo, el bienestar de los productores agropecuarios y la dignidad de la familia rural dependen del apoyo de una Nación en crecimiento y desarrollo. Aún, los más perjudicados por “El Modelo de la Gran Estafa del Fin de Siglo” no pueden rehuir su responsabilidad frente a las necesidades básicas insatisfechas de millones de seres humanos desesperados. También los gobernantes deben demostrar autoridad moral e idoneidad y aplicar justicia plena, para que nuestro pueblo acepte en paz, el enorme costo social de la salida del esquema económico y las consecuencias del modelo de la convertibilidad: la desnacionalización del patrimonio público y privado de todos los argentinos, la destrucción del aparato productivo nacional y la falta de decenas de miles de millones de dólares que unos pocos se apropiaron y transfirieron lejos de nuestras fronteras. Desde el Frente Agropecuario Nacional y como participantes del “Diálogo Argentino” creemos necesario plantear ante este foro, la opinión pública y los productores agropecuarios: 1- La necesidad de instar al Gobierno a llevar a cabo investigaciones a fondo que nos permitan conocer toda la verdad acerca de lo ocurrido en la Argentina durante la vigencia del modelo de convertibilidad. 2- Memoria activa, para que el peso de la opinión pública actúe, desde todos los ámbitos, sobre los ideólogos, ejecutores y beneficiarios de la estafa de los noventa. 3- La participación de todas las organizaciones intermedias representativas de los distintos sectores. La concertación con exclusiones y el consenso con discriminación imposibilitan el diagnóstico correcto, impiden una propuesta eficiente en sus resultados y solo pueden ser útiles a unos pocos dirigentes políticos, empresariales y sindicales, pero no alcanzan para satisfacer los intereses legítimos de la inmensa mayoría de los argentinos que hoy, descreídos de los que pretenden representarlos, se manifiestan a través de los cacerolazos, marchas, concentraciones y tractorazos autoconvocados reclamando su participación en todos los ámbitos y mesas de diálogo. 4- La desdolarización de toda la economía, con la excepción de quienes, endeudados internamente, hayan transferido y depositado dólares en el exterior, el establecimiento de tasas de interés internas adecuadas sin índices de actualización, la refinanciación y el recálculo de las deudas del agro y de la pequeña y mediana empresa, la liberación efectiva del tipo de cambio y la salida de las restricciones financieras. Las instituciones bancarias, las empresas de servicios públicos privatizadas y las de combustibles y peajes, grandes beneficiadas por el modelo de convertibilidad, deben contribuir a la reconstrucción nacional en mayor proporción que otros sectores de la sociedad. 5- Apoyo a la consolidación del MERCOSUR como instrumento imprescindible para el desarrollo económico a través de las economías de escala. 6- Justicia y equidad social. Implica recuperar el mercado interno, generar empleo y, en la coyuntura, aportes económicos y esfuerzos extraordinarios de todos los sectores destinados a atender con urgencia el padecimiento de los que no tienen nada y las necesidades de millones de argentinos excluidos y en estado de extrema pobreza. 7- La defensa de las Instituciones Republicanas y el Estado de Derecho, al margen de las sanciones que deban aplicarse sobre algunos o sobre todos sus integrantes. Desde el Frente Agropecuario Nacional aspiramos a que la fuerza del espíritu convocante de esta mesa de diálogo nos permita lograr detener la inercia histórica de una crisis que arrastra al país a su anarquización COMISIÓN DIRECTIVA FRENTE AGROPECUARIO ( FAN ) Federico Palacio – Horacio Delguy Secretario Presidente