Get Adobe Flash player
Visitas
061234
Visit Today : 2
Total : 61234

Pensamos y Proponemos

 

{mosimage}

Que la solución a los problemas que enfrenta el agro, crecientes en cuanto a los efectos socioeconómicos y ambientales que se presentan cíclicamente, solo podrá concretarse a través de un verdadero Proyecto de Desarrollo Agropecuario y Forestal enmarcado en un Plan de Ordenamiento Ambiental del territorio en horizontes de corto, mediano y largo plazo no antagónicos entre sí, y que considere

al sector como una unidad que abarca no solo a los productores y sus predios sino al conjunto de recursos naturales con potencialidad productiva y a los efectos e impactos ambientales valorizados e identificados que permitan diseñar y propiciar una matriz social, geopolítica y productiva sustentable y funcional a los intereses de la Argentina como Nación.

Esto implica que no se puede tratar, como compartimentos estancos, entre otras, a las políticas macroeconómicas, a las tributarias, incluyendo las retenciones a las exportaciones, a las de ciencia y tecnología, a las de fomento y promoción a determinadas actividades productivas y/o de transformación, a las de exportación, a las de abastecimiento, a los requerimientos internos de alimentos, a las de semillas, biotecnología y biocombustibles, a las del control de plagas y enfermedades, a las concernientes al cumplimiento de tratados internacionales, a las de seguridad en el medio rural, a las de colonización y tenencia de la tierra, tanto bajo formas propietarias como no propietarias, a las de control de la sanidad, calidad y trazabilidad de animales y plantas y a las de comercialización e industrialización tanto de los productos primarios como secundarios generados en el sector.

Por lo expuesto consideramos que, tratar una política de precios internos para la carne, el trigo, el maiz y los granos oleaginosos, teniendo en cuenta el mediano y largo plazo, debe ser compatible y complementario de este proyecto de desarrollo agropecuario y plan de ordenamiento ambiental que propiciamos y que el gobierno nacional debe proponer para su debate y discusión.

No obstante este concepto general, proponemos una base de discusión para tratar de solucionar una coyuntura de precios internos, entre otros, el la carne, las harinas y los aceites que contrarreste de la mejor manera posible la incidencia de los aumentos de precios internacionales y de la demanda interna de estos productos, pero que contemple, al mismo tiempo, valores relativos para los productores agropecuarios, equilibrados, rentables y acordes a la capacidad de pago de los sectores exportadores.

Desde el Frente Agropecuario Nacional ( FAN ), preocupados, de la misma forma que el gobierno nacional por el control de la inflación, queremos aportar ideas para que una situación interna y externa ventajosa para el país , como se presenta en la actualidad, no se transforme en un problema para una parte de la población.

Como todos sabemos, el mercado internacional de comodities y la demanda interna de alimentos ha tenido un salto cualitativo y cuantitativo de envergadura. Esto no constituye una mala noticia, por el contrario, muestra un aumento del salario real, mas argentinos que consumen y aumentos de precios internacionales, lo que sin duda alguna beneficia a la Argentina en general y al sector agropecuario en particular.
Tambien somos concientes que en lo interno, esta misma situación afecta los precios al consumidor ; y esto sí es un problema que debemos resolver de la mejor manera posible para los distintos eslabones de las cadenas agroalimentarias, incluyendo el de los consumidores argentinos, y entre estos, con especial atención la situación de los de menores recursos.

Es importante entonces que analicemos de que manera podemos trasladar dichos aumentos al productor, sin afectar, o afectando de la menor forma posible, los precios internos, especialmente en los productos de primera necesidad como el pan, la leche y las carnes (vacuna, porcina y aviar)

Creemos que el Estado nacional junto a los sectores involucrados, pueden fijar precios internos para estos productos y los derivados de su utilización, que involucran, además de los consumidores argentinos, entre otros sectores, a los de la molinería, la avicultura, criadores de cerdos, engordadores de ganado vacuno a corral, tamberos y fabricantes de alimentos balanceados, con rentabilidad para los productores y precios acordes a la capacidad de pago del resto de los eslabones de las cadenas agroalimentarias.

Consideramos entonces que, mientras el Gobierno nacional continúe con la decisión política de mantener un tipo de cambio alto y sostenido en el tiempo, superavit fiscal, crecimiento del PBI y aumento de reservas del, Banco Central, y todo esto con el acompañamiento de buenos precios internacionales y aumentos de nuestra producción, podemos generar fondos necesarios para llevar adelante una política de precios internos equilibrada, mecanismos compensadores que alcancen al universo de los productores y precios para la producción acordes a la capacidad de pago de los sectores de la industria, el comercio y la exportación.

Acompañando estos conceptos, proponemos considerar, para los mercados de ganados y carnes, mecanismos similares a los que, como integrantes de la Mesa Nacional de Lechería ya hemos consensuado con el gobierno nacional para determinar el precio de la leche al productor, frente a un determinado valor del producto y sus derivados en el mercado interno..

Creemos que este mecanismo inteligente y novedoso, bien instrumentado y adaptado a las diferentes producciones, podría distribuir de manera equilibrada y justa, especialmente sobre los eslabones más débiles de las cadenas agroalimentarias las mejoras de los precios internacionales sin que ningún subsector o grupo dominante se apropie de lo que no le corresponde.

PROPICIAMOS

1) Promover el crecimiento y fomentar una mayor producción de carne atento a las necesidades del mercado interno y a las oportunidades que brinda el mercado internacional
2) Generar un sistema que facilite el equilibrio entre el poder de compra de los mercados local e internacionales.-
3) Establecer un valor técnico de equilibrio para la materia prima contenida en el mix de productos destinados al mercado interno.-
4) Que este valor técnico de equilibrio sirva de base para lograr el precio de corte, acordado entre las partes, de los productos de exportación (materia prima, más costos y una razonable rentabilidad).-
5) Cuando el valor de venta internacional supere el valor de corte mencionado en el punto 4), la diferencia genera un fondo para ser aplicado íntegramente a complementar los valores que reciben los productores por encima del precio establecido para la materia prima en el mercado interno.-

Consideramos que esta propuesta posibilitaría al gobierno nacional, sin mayores conflictos, asegurar precios internos equilibrados para los productos en cuestión, mientras los productores podrán ser beneficiados por los aumentos de precios internacionales. Creemos además que este mecanismo compensador estimularía y promovería la economía formal de estas actividades y daría incentivo a la aplicación de tecnologías tendientes a aumentar la producción y dotar de mayor sustentabilidad a los sistemas productivos.

Buenos Aires, 15 de enero de 2007

COMISIÓN DIRECTIVA FRENTE AGROPECUARIO NACIONAL
Federico Palacio Horacio Delguy
Secretario Presidente