Get Adobe Flash player
Visitas
061234
Visit Today : 2
Total : 61234

Crisis del Agro Argentino

Desde muchos años atrás dirigentes políticos, empresarios y supuestos líderes del sector, atribuyen a los subsidios que pagan determinados países a su producción agropecuaria, los males que aquejan a la nuestra. Cada tanto acuden a un foro intenacional , pronuncian discursos contra esta competencia desleal, vociferan un poco localmente contra aquella y, finalmente, consienten que el agro reciba un impuesto desbastador al gasoil, o tasas de interés que la actividad no puede pagar o tributos que carecen de justificación o peajes que deberían ser llamados exacciones que en buena medida gravitan sobre los productores.

Cuando alguno de éstos protesta aisladamente, dado que muchos de los que dicen ser sus dirigentes prefieren "prudentemente" no hacerlo, lo consuelan diciendole que tiene que aguantar en homenaje a la libertad de mercados y la libre competencia. Que dice la realidad económica. Según todos los manuales de economía desde los más sencillos a los tratados, los productores agropecuarios integran lo que se llama tecnicamente mercado de competencia perfecta ,es decir donde existen muchísimos oferentes, ninguno de los cuáles puede influir en nada respecto del precio y de la cantidad que llega a ese mercado. Lo que venden en la inmensa mayoría de los casos, son productos indiferenciados por lo menos en sus respectivas clasificaciones, de manera que es practicament e imposible obtener dentro de aquellas por cada kilo de carne o de cereal, algo más por la propia producción de lo que obtiene el vecino. La leche de determinadas características tiene un precio y toda aquella que tenga esas características recibirá idéntica retribución . Además es probable que buena parte de esa producción no se pueda guardar mucho tiempo o no pueda hacérselo en forma económica, de manera que ,dicho, en términos generales, el productor agropecuario se ve obligado a vender aquella mas temprano que tarde. Como existen muchos productores resulta que los precios que reciben terminan siendo muy cercanos a sus costos y depende su bonanza o perjuicio de lo que ocurra en los mercados internacionales. Argentina, para poner un ejemplo, no puede vender el trigo o la carne al precio que considera conveniente sino que se limita a tomar el precio que fijen esos mercados, sobre los cuáles no tiene poder de influir de ninguna manera. Es por eso que los manuales de economía a los que aludía mas arriba, enseñan que la utilidad que produce el agro es muy baja porque el precio de venta está muy proximo al costo y los beneficios, si los hay, son reducidos. Por esa razón, el agro, por el tipo de mercadería que vende no está en condiciones de soportar alzas en los impuestos y en sus gastos en general. y solamente puede, para obtener mayores ingresos, aumentar su producción en la medida en que pueda hcerlo economicamente o disminuir sus costos.Como esto lo saben TODOS los productores agropecuarios , TODOS tratan de intensificar la producción pero como TODOS lo están haciendo, aumenta la oferta global y los precios caen mas abajo de lo que estaban antes,.de manera que al final del camino se encuentran batiendo records de lo que extraen de su campo pero cada vez mas endeudados y empobrecidos. Esta paradoja de la miseria en plena abundancia es una la mentable verdad`que conduce a que las nuevas generaciones abandonan en gran número las tareas rurales y se refugian en las ciudades donde aumentan la población de las "villas miserias"o recalan en los pueblos en busca de algún empleo público en el que no prestan ningún servicio que valga la pena , pero que les ayuda a disimular la pérdida de un estilo de vida sano y socialmente útilNo van a sacar los subsidios:Los intentos efectuados por Argentina (y otras naciones) para que los países que subsidian la producción agropecuaria dejen de hacerlo y compren a los países que pueden producir más barato por razones climáticas o dadas por la naturaleza, han tenido escaso o ningún éxito : Lo que ocurre es que la mayoría de las naciones subsidia a sus productores agrícolas de una u otra manera. .:Arabia Saudita, para poner un ejemplo , produce trigo regado con agua de mar sometida a un proceso de desalinización y el Japón, arroz, a un precio prohibitivo en comparación con el que pagaría en el mercado mundial. porque ningún país ha renunciado a su producción agropecuaria nacional, aunque ésta les cueste subsidiarla o brindarle estímulos caros. Ninguna nación quiere depender totalmente de las otras para su alimentación. Los países han seguido , en general, una política deliberada y consciente de mantener ocupada toda la extensión de sus territorios nacionales y no dejar vacías grandes extensiones que luego se tornan indefendibles. Saben que los subsidios les cuestan pero peor sería para Francia o Alemania, por ejejmplo, que sus granjeros abandonaran el campo y se mudaran en tropel a las ciudades porque sus granjas no les dieran beneficio. Como la gente "vota con los pies" según se ha dicho con ironía y exactitud, si el campo no les diera oportunidades de vivir decorosamente, la mayoría se trasladaría a las urbes, creándoles problemas sociales y económicos insolubles . Créase o no, pero la píldora venenosa de la globalización no la tomaron ni ingleses, ni franceses, ni italianos , ni españoles, ni japoneses, ni suecos , ni americanos , ni chilenos, ni brasileños, ni tantos otros. que han decidido seguir siendo naciones independientes. y darles un destino a todos sus habitantes.Que podemos hacer En primer lugar comprender al mundo , donde nadie -salvo nosotros-regala su mercado nacional subsidiando la importación de productos foráneos manteniendo sobrevaluada la moneda local, y por la misma razón dificultando las exportaciones de los bienes de origen argentino. La insustentable afirmación que un peso es igual a un dólar servirá a algunos intereses , ni duda cabe, pero choca contra la realidad y no sirve al interés delas mayorías que quieren sustituir con trabajo nacional mucho de lo que actualmente se importa y quieren tener una moneda que a los productores agropecuarios permita ganar los pesos que realmente valen sus productos , a cambio de los dólares que obtienen para el país. En segundo término entender, que por la propia naturaleza de lo que el campo produce, la rentabilidad es baja, de manera que debe cesar el despojo que Gobiernos de distinto signo le han hecho al agro. En tercer término -aunque quizá debería ir en primer lugar-conseguir y pagar dirigentes que realmente sirvan al agro y que se comporten como sus colegas franceses o alemanes o chilenos y tantos mas, que hacen respetar a los productores , y no permitan que el campo argentino sea un lugar de caza de oportunidades políticas ,y de extracción de tributos imposiblesde pagar. .-Ademas la experiencia ha demostrado que cuando el agro no tiene recursos, la industria y el comercio no trabajan.