Get Adobe Flash player
Visitas
063668
Visit Today : 3
Total : 63668

CONSECUENCIAS DE LA POLITICA AGRARIA NACIONAL

Escrito por Ing. Agr. Guillermo Gallo Mendoza
 
CONSECUENCIAS DE LA POLITICA AGRARIA NACIONAL, INTERPRETANDO ALGUNOS RESULTADOS DEL CENSO NACIONAL AGROPECUARIO –CNA- 2002 E INFORMACION ACTUALIZADA
 
INTRODUCCION

Este breve documento constituye una actualización del elaborado inmediatamente de haber sido informados los resultados obtenidos por el CNA, así como de su actualización posterior con la publicación de los resultados definitivos del mismo.
 

En ambas versiones, partíamos de una pregunta que tiene algo más de dos décadas de antigüedad, pero aun sin respuesta contundente desde la política agraria nacional. La pregunta, que intentamos responder en aquellas versiones expresaba lo siguiente: ¿El País llegó al final del camino para ingresar en el indeseable sendero de una agricultura sin agricultores y de un medio rural sin habitantes?

En las versiones anteriores, decíamos que el análisis de los resultados finales del CNA, parecieran señalar que, si bien todavía existe algún margen para la permanencia en el sector de una cada vez menos significativa cantidad de productores y titulares de la tenencia de predios de tamaño pequeño y mediano, bajo diversas formas (propietarias y no propietarias), el sector se encuentra próximo a confirmar las “predicciones y expectativas” (sobre la eliminación de por lo menos 200 mil productores considerados “no viables” por la magnitud de la superficie de sus predios) de la mayoría de los que, principalmente en los últimos cinco lustros, se desempeñaron como Secretarios de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (o denominaciones equivalentes) de la Nación, acompañando en ello al accionar concentrador de los pocos beneficiarios de los abundantes recursos naturales usados en la producción y/o en la extracción de las existencias y oferta de éstos.


Las conclusiones del análisis realizado parten de comparar los resultados de los dos últimos CNA, es decir, los correspondientes a los realizados en los años 1988 y 2002 respectivamente, además de alguna otra información de fuente secundaria.

 

RESULTADOS DE LAS COMPARACIONES

1. Disminución de la cantidad de Personas que Viven en las Explotaciones (EAP)

Comparando la información del CNA 2002 con la del CNA 1988, se observa una disminución de la cantidad de personas que residen en las EAP, la que adquiere mayor significación si se tiene en cuenta no solo la disminución en términos absolutos, sino también el hecho de la no retención del equivalente de la población resultante del crecimiento vegetativo de la misma. A nivel de País, en el año 1988 residían en las EAP 1.277.940 personas y en el 2002 1.233.589.

Observaciones de campo efectuadas en algunas provincias, posibilitaron inferir la existencia de una significativa cantidad de predios sin habitantes, lo que podría asumirse como una de las implicancias del modelo productivo vigente, basado en monocultivos con tecnología de punta, cuyo costo resulta inalcanzable para los pequeños productores en general, así como para una cantidad cada vez mayor de productores medianos.

La información complementaria, también de fuente primaria, permitió asumir que una parte de los titulares de predios “deshabitados” ya vendieron o están en proceso de vender sus predios a concentradores de superficies y emigrando a centros de población rural concentrada o a centros urbanos, mientras otros optan por arrendar sus predios, emigrando como los anteriores y ¿esperando?, quizás, la llegada de tiempos mejores, desconociendo las implicancias futuras y el costo de las externalidades negativas generadas por la degradación de los suelos de sus predios, causada principalmente por la tecnología aplicada en la producción.

2. Disminución de la Fuerza de Trabajo ocupada en el Sector

Un dato de importancia a la hora de realizar análisis sobre el comportamiento integral (social, económico, ecológico, es decir, ambiental) de los programas de producción, es el de la ocupación directa e indirecta que genera; así como los insumos que requieren y el impacto de su uso sobre los suelos, las aguas, la salud humana, la biodiversidad en general; la atmósfera; los rendimientos unitarios; los destinos de cada uno de sus productos; los impactos sobre la infraestructura pagada por la sociedad en su conjunto; los ingresos generados y su distribución entre los actores sociales y económicos que forman parte de los circuitos de cada uno de los productos; la tenencia de la tierra; la estructura agraria; las externalidades positivas y negativas; el financiamiento de la producción, etc., entre otros indicadores.

Cabe mencionar que, a la fecha, prácticamente ninguno de los indicadores mencionados son tenidos en cuenta en el diseño de políticas agrarias, si bien no por ello deja de hablarse de alguno o de algunos de aquellos, pero considerados como compartimentos estancos y no bajo una visión sistémica como corresponde hacerlo.

La estimación de la mano de obra permanente fue efectuada teniendo en cuenta la disminución ocurrida entre los años 1988 y 2002 (suponiendo una continuación de la tendencia estimada con la información de los Censos 1960-1969-2002), asumiendo que la disminución continuó como resultado de los procesos de expansión de los monocultivos asociados a tecnologías minimizadoras del Uso de Mano de Obra y la concentración de las superficies usadas en los cultivos. El resultado de esta estimación nos posibilitó asumir que la mano de obra permanente totalizó alrededor de 811.000 personas, o sea unas 221.000 menos que en el año 1988, lo que es compatible con la disminución no solo de la población rural dispersa, sino también con la de la rural agrupada.

Respecto a la disminución de la población rural, en el siguiente Cuadro puede observarse lo ocurrido entre los años 1991 y 2001:

EVOLUCION DE LA POBLACIÓN URBANA Y RURAL, 1991-2001

Provincia

Años

Total
Población
Urbana

Total
Población
Rural

Total
Rural
Agrupada

Total
Rural
Dispersa

Total
Población

TOTAL PAÍS

Año 1991

28.436.110

4.179.418

1.118.092

3.061.326

32.615.528

Año 2001

32.352.909

3.871.038

1.232.226

2.638.812

36.223.947

Diferencias

3.916.799

(308.380)

114.134

(422.514)

3.608.419

Buenos Aires

Año 1991

11.986.709

608.265

181.185

427.080

12.594.974

Año 2001

13.297.529

521.148

205.002

316.146

13.818.677

Diferencias

1.310.820

(87.117)

23.817

(110.934)

1.223.703

Catamarca

Año 1991

184.483

79.751

52.621

27.130

264.234

Año 2001

247.001

86.660

58.783

27.877

333.661

Diferencias

62.518

6.909

6.162

747

69.427

Ciudad Bs. As

Año 1991

2.965.403

Año 2001

2.768.772

Diferencias

(196.631)

Córdoba

Año 1991

2.380.024

386.659

147.550

239.109

2.766.683

Año 2001

2.718.369

343.242

158.073

185.169

3.061.611

Diferencias

338.345

(43.417)

10.523

(53.940)

294.928

Corrientes

Año 1991

589.853

205.741

31.441

174.300

795.594

Año 2001

737.905

191.331

31.188

110.143

929.236

Diferencias

148.052

(14.410)

(253)

(64.157)

133.642

Chaco

Año 1991

575.913

263.764

31.493

232.271

839.677

Año 2001

780.440

202.647

39.055

163.592

983.087

Diferencias

204.527

(61.117)

7.562

(68.679)

143.410

Chubut

Año 1991

313.692

43.497

21.205

22.292

357.189

Año 2001

370.011

43.229

23.710

19.519

413.240

Diferencias

56.319

(268)

2.505

(2.773)

56.051

Entre Ríos

Año 1991

791.685

228.572

49.531

179.041

1.020.257

Año 2001

951.796

205.003

57.558

147.445

1.156.799

Diferencias

160.111

(23.569)

8.027

(31.596)

136.542

Formosa

Año 1991

270.061

128.352

18.514

109.838

398.413

Año 2001

375.153

110.547

18.320

92.227

485.700

Diferencias

105.092

(17.805)

(194)

(17.611)

87.287

Jujuy

Año 1991

418.153

94.176

30.794

63.382

512.329

Año 2001

521.561

89.923

34.872

55.051

611.484

Diferencias

103.408

(4.253)

4.078

(8.331)

99.155

La Pampa

Año 1991

192.871

67.125

37.143

29.982

259.996

Año 2001

242.483

55.977

34.588

21.389

298.460

Diferencias

49.612

(11.148)

(2.555)

(8.593)

38.464

La Rioja

Año 1991

167.142

53.587

34.247

19.340

220.729

Año 2001

241.289

48.531

30.382

18.149

289.820

Diferencias

74.147

(5.056)

(3.865)

(1.191)

69.091

Mendoza

Año 1991

1.099.526

312.955

41.053

271.902

1.412.481

Año 2001

1.243.863

332.722

56.363

276.359

1.576.585

Diferencias

144.337

19.767

15.310

4.457

164.104

Misiones

Año 1991

493.417

295.498

44.369

251.129

788.915

Año 2001

672.951

290.918

42.603

248.315

963.869

Diferencias

179.534

(4.580)

(1.766)

(2.814)

174.954

Neuquen

Año 1991

335.553

53.280

15.985

37.295

388.833

Año 2001

419.350

53.695

18.220

35.745

473.045

Diferencias

83.797

415

2.235

(1.550)

84.212

Río Negro

Año 1991

405.010

101.762

36.043

65.719

506.772

Año 2001

466.253

86.424

36.664

49.760

552.677

Diferencias

61.243

(15.338)

621

(15.959)

45.905

Salta

Año 1991

684.101

182.052

46.551

135.501

866.153

Año 2001

898.402

181.020

60.390

120.630

1.079.422

Diferencias

214.301

(1.032)

13.839

(14.871)

213.269

San Juan

Año 1991

424.416

44.663

17.661

27.002

469.079

Año 2001

528.267

93.827

37.212

56.615

622.094

Diferencias

103.851

49.164

19.551

29.613

153.015

San Luis

Año 1991

232.400

54.058

22.880

31.178

286.458

Año 2001

320.006

46.894

24.472

22.422

366.900

Diferencias

87.606

(7.164)

1.592

(8.756)

80.442

Santa Cruz

Año 1991

146.076

13.763

6.866

6.897

159.839

Año 2001

189.577

7.614

2.945

4.669

197.191

Diferencias

43.501

(6.149)

(3.921)

(2.228)

37.352

Santa Fe

Año 1991

2.429.291

369.131

150.302

218.829

2.798.422

Año 2001

2.672.908

324.468

151.314

173.154

2.997.376

Diferencias

243.617

(44.663)

1.012

(45.675)

198.954

Santiago del Estero

Año 1991

407.820

264.168

59.953

204.215

671.988

Año 2001

530.608

275.739

65.514

210.825

806.347

Diferencias

122.788

11.571

5.561

6.610

134.359

Tucumán

Año 1991

875.208

266.897

37.173

229.724

1.142.105

Año 2001

1.060.424

276.240

43.734

232.506

1.336.664

Diferencias

185.216

9.343

6.561

2.782

194.559

Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur

Año 1991

67.303

2.066

491

1.575

69.369

Año 2001

97.991

2.969

1.264

1.705

100.960

Diferencias

30.688

903

773

130

31.591

Fuente: elaboración en base a la información de los Censos Nacional de Población, Hogares y Vivienda, INDEC, años 1991-CNPV y 2001-CNPHV.

De la lectura del Cuadro puede inferirse que 88,7% de la disminución de la población rural dispersa correspondió a lo ocurrido en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes, Chaco y Santa Fe. En los casos de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe puede encontrarse una explicación – en parte – por la expansión de cultivos extensivos, predominantemente monocultivos e incorporación prácticamente masiva de tecnología de punta (el conjunto “ahorra” mano de obra), mientras en los de las otras dos provincias podría ser el resultado de la altamente significativa disminución de la superficie implantada con cultivos industriales (generalmente mano de obra intensiva), a la par que, en el caso del Chaco, a una sustancial expansión del monocultivo de la soja en particular y de cultivos extensivos en general.

Además, de la lectura de los Cuadros que se insertan a continuación, que posibilitan una comparación entre las magnitudes de las superficies cultivadas en los años 1988 y 2002, respectivamente, pueden inferirse las diferencias mencionadas en el párrafo anterior.

Principales
Especies o Grupos

CORRIENTES

CHACO

Superficie Cultivada (ha)

Superficie Cultivada (ha)

1988

2002

Notas

1988

2002

Notas

Algodón

13.561,9

1.933,3

5.188

287.581,1

185.050,4

192.628

C. de Azúcar

289,5

65,5

66

2.999,4

188,4

180

Tabaco

8.890,6

3.596,5

5.079

347,4

724,9

1.346

Yerba Mate

15.778,0

14.916,9

17.000

0

0

0

Te

2.178,7

1.760,5

1.760

0

0

0

Oleaginosas

8.589,2

5.914,4

20.910

209.803,7

604.416,0

993.199

Cereales

48.533,1

67.356,0

88.045

96.187,0

199.692,0

302.378

Hortalizas

9.793,2

9.297,0

8.338,7

8.393,0

Notas: en Corrientes, Algodón corresponde a promedio anual del quinquenio 2002/03-2006/07; Caña de Azúcar promedio anual 2003/04-2004/05; Yerba Mate promedio anual 2002/2003-2004-2005; Té promedio anual 2002/2003-2004/05; Cereales (Arroz, Maíz, Sorgo y Trigo) es la suma de los promedios anuales de los quinquenios 2002/03-2006/07 en los casos de los tres primeros, y del trienio 2005/06-2007/08 en el caso del Trigo; Oleaginosas (Lino, Soja, Maní y Girasol) corresponde a la suma de los promedios anuales de los quinquenios 2003/04-2007/08 (Lino), 2002/03-2006/07 (Soja), del lapso 2002/03-2005/06 (Maní) y del bienio 2005/06-2006/07 (Girasol); Tabaco promedio anual del quinquenio 2002/03-2006/07.

En Chaco, Algodón promedio anual del quinquenio 2002/03-2006/07; Caña de Azúcar promedio anual 2003/04-2004/05; Tabaco promedio anual del quinquenio 2002/03-2006/07.

Principales Especies o Grupos

BUENOS AIRES

CORDOBA

SANTA FE

Sup. Cultivada(ha)

Sup. Cultivada (ha)

Sup. Cultivada (ha)

Año 1988

Año 2002

Año 1988

Año 2002

Año 1988

Año 2002

Cereales para grano

3.651.208

5.105.782

1.571.900

2.793.580

1.164.663

1.693.839

Oleaginosas

Total

2.283.645

3.493.022

1.783.854

3.932.203

1.775.626

2.683.959

Soja

1.041.463

2.594.079

1.319.837

3.288.658

1.573.065

2.616.115

Fuente: INDEC. Censos Nacional Agropecuarios, años 1988 y 2002 (período de referencia del CNA 2002 corresponde a la campaña agrícola 2001/02).

Principales Especies o Grupos

BUENOS AIRES

CORDOBA

SANTA FE

Sup. Cultivada(ha)

Sup. Cultivada (ha)

Sup. Cultivada (ha)

Nota

Nota

Nota

Nota

Nota

Nota

Cereales para grano

4.945.401

5.006.619

2.348.317

2.637.550

1.316.592

Oleaginosas

Total

4.457.260

4.408.205

3.644.026

Soja

3.354.427

4.108.008

3.487.198

Notas: la primera columna de cada provincia corresponde al promedio anual del quinquenio 2002/03-2006/07 y la segunda columna a la campaña agrícola 2007/08.

Fuente: SAGPyA. Dirección de Coordinación de Delegaciones. Estimaciones Agrícolas. Buenos Aires, 31-07-2008.

En el paquete tecnológico denominado de punta, que consideramos funciona como instrumento en la concentración de las superficies y la producción, entre otros componentes materiales del mismo se destacan los utilizados en la siembra directa y los agroquímicos en general, cuya aplicación fue informada por los resultados del CNA 2002.

De la lectura del Cuadro que se inserta a continuación puede inferirse que, en la mayoría de las provincias, el programa de producción actual se encuentra prácticamente dominado por los cereales y las oleaginosas, seguidas por las forrajeras implantadas, anuales y perennes. Así mismo, puede observarse el porcentaje de superficie implantada en siembra directa. En términos absolutos, cabe destacar que la superficie bajo siembra directa pasó de 8 millones (campaña agrícola 1998-99) a 15,7 millones (CNA 2002).

Provincias

Superficie con Cereales para Grano y Oleaginosas / Superficie Total Implantada

(%) (a) (1)

Superficie con Forra-jeras Anuales y Pe-rennes / Superficie Total Implantada

(%) (b) (1)

Superficie Implantada en Siembra Directa / Superficie total Im-plantada

(%) ©

Total País

60,8

31,9

54,7

Buenos Aires

63,0

35,6

40,0

Catamarca

34,0

44,1

75,7

Córdoba

67,7

31,6

70,2

Corrientes

16,2

11,3

15,8

Chaco

69,7

12,9

27,8

Chubut

2,7

44,4

0

Entre Ríos

72,4

19,8

78,1

Formosa

17,8

60,2

13,8

Jujuy

6,1

6,0

4,8

La Pampa

36,0

63,9

12,5

La Rioja

1,2

36,7

3,3

Mendoza

0,7

7,0

3,9

Misiones

6,0

10,6

2,1

Neuquen

0,5

11,9

0

Río Negro

7,5

41,8

0

Salta

62,8

16,4

69,3

San Juan

0,7

5,2

3,0

San Luis

24,6

75,0

44,1

Santa Cruz

2,0

94,3

0

Santa Fe

77,9

21,1

74,4

Santiago del Estero

66,4

27,1

76,5

Tierra del Fuego

0

97,5

0

Tucumán

59,1

4,9

60,4

(a) incluye Cereales para Grano, Oleaginosas y Cultivos para producción comercial de semilla; (b) incluye solo las Forrajeras Implantadas;© excluye Forrajeras Perennes, Frutales, Bosques y Montes Implantados y Viveros. La exclusión global de las Forrajeras Perennes no implica negar que la siembra directa pudiera haber sido usada en la implantación de alguna porción de aquellas, realizada en el año considerado por el Censo, pero los resultados difundidos hablan de superficie Forrajera implantada en siembra directa, no desagregada en forrajeras anuales y perennes.

(1) suma de las superficies usadas con Cereales para Grano, Oleaginosas, Industriales, Cultivos para producción comercial de semillas, Legumbres, Forrajeras, Hortalizas, Flores de Corte, Aromáticas, Medicinales, Condimentarias, Frutales, Bosques y Montes Implantados, Viveros y Sin Discriminar.

Fuente: elaboración en base a los resultados definitivos del CNA 2002 realizado por el INDEC.

El Cuadro muestra que el uso de la siembra directa es mayor en las principales provincias productoras de Cereales y Oleaginosas, con excepción de Catamarca, cuya superficie cultivada con especies de los grupos mencionados carece de significación. Aun falta determinar el impacto socioeconómico y ecológico, es decir ambiental en la acepción integral de este término, generado por el uso del paquete tecnológico denominado de punta, en acelerada expansión.

Por otra parte, la mano de obra transitoria usada en el sector la estimamos en equivalente hombres-año, teniendo en cuenta los requerimientos de aquella expresados en las cuentas culturales de los principales cultivos. Es posible que la estimación haya incurrido en una subestimación en términos de la equivalencia mencionada, por cuanto se asumió el uso generalizado de tecnologías de punta en relación a los principales cultivos.

La estimación efectuada dio como resultado que el total de Mano de Obra Transitoria usada en el sector fue igual a 382.793 unidades equivalentes a hombres-año (por consiguiente no se refiere, en términos absolutos, a la cantidad de personas que conforman el estrato de este tipo de Mano de Obra). Cabe aclarar que esta Mano de Obra generalmente vive en centros rurales (población rural agrupada), o en centros urbanos (de más de 2.000 habitantes).

Lo descrito en los párrafos anteriores explica la sustancial disminución de la proporción (%) de la Población Ocupada en el sector agropecuario respecto a la Población Total Ocupada en el País, evolución que cobra mayor significación si se tiene en cuenta que el aumento de la desocupación afecta hoy, en cifras razonablemente aproximadas a la realidad, a alrededor de 20 % de la Población Económicamente Activa-PEA, a lo que debería agregarse un alto nivel de subocupación en la mayoría de los sectores, en especial en el sector agropecuario que, como ya se dijo, marcha aceleradamente hacia monocultivos con uso de tecnologías mano de obra extensiva.

En el siguiente Cuadro se presenta la evolución de la participación (%) de la población ocupada en el sector agropecuario, en relación al total de la PEA ocupada. En la primera versión del documento presentamos también la evolución, en términos absolutos, de la población tanto de algunos Pueblos rurales como de otros considerados urbanos desde el punto de vista censal, denominación que consideramos debería ser revisada y ajustada desde el punto de vista cultural, por cuanto la mayoría de ellos son rurales y en determinados momentos crecieron como resultado de la migración de población que vivía y trabajaba en los predios, así como de población que vivía en pequeños Pueblos que prestaban servicios de apoyo a la producción agropecuaria y que perdieron razón de existir por las diversas razones que aparecen, tanto explícitas como implícitas, en el presente documento. Además, decíamos que una situación semejante se observa en algunos Partidos o Departamentos de cultura rural.

Obviando la inserción del mencionado Cuadro que mostraba la evolución de la población en Pueblos rurales y urbanos, cabe sí destacar que la disminución de la población rural reconoce también como causa principal el cese de la extracción minera, o la potenciación de la emigración por el aislamiento en que quedó la población de numerosos pueblos, debido al cese de la circulación del ferrocarril, resultante ello de una errónea política de transporte de cargas y pasajeros. Pero todas esas causas no logran ocultar la responsabilidad que, en la disminución de la población rural, tiene el proceso de concentración de la tierra y la incorrecta selección de tecnología, sin políticas minimizadoras de sus efectos económicos, sociales y ecológicos negativos.

Evolución de la proporción (%) de la Población Ocupada en el

Sector Agropecuario respecto a la Población Total Ocupada



PROVINCIAS

AÑO 1960

AÑO 1970

AÑO 1991

AÑO 2001

Total País

8,2

Buenos Aires

11,6

8,1

s/I

4,4

Catamarca

26,0

29,4

20,8

9,4

Córdoba

21,9

18,0

9,5

9,2

Corrientes

39,0

31,6

24,0

15,6

Chaco

40,9

40,6

17,9

18,3

Chubut

25,7

20,5

7,2

7,3

Entre Ríos

30,0

27,7

16,8

14,3

Formosa

45,2

43,8

22,2

18,1

Jujuy

33,0

22,3

17,2

14,7

La Pampa

39,0

35,3

17,5

17,4

La Rioja

21,3

28,9

15,3

7,0

Mendoza

30,0

26,7

12,9

15,1

Misiones

47,1

46,9

26,0

27,7

Neuquen

28,3

24,0

14,5

6,5

Río Negro

37,8

s/I

12,3

14,8

Salta

28,8

29,0

11,8

13,9

San Juan

34,1

32,0

12,7

16,4

San Luis

22,2

26,5

11,4

10,9

Santa Cruz

25,3

31,7

5,9

4,0

Santa Fe

20,7

18,3

9,1

9,1

Santiago del Estero

28,9

36,9

22,6

18,3

Tierra del Fuego

21,2

15,6

1,9

1,8

Tucumán

29,5

27,0

s/I

10,3

FUENTE: Elaborado en base a datos del INDEC.

3. Disminución de la cantidad de EAP

A nivel de País, puede agregarse que entre los años 1988 y 2002 la cantidad de Explotaciones Agropecuarias-EAP censadas con límites definidos disminuyeron en 82.854 unidades de tamaño, según escala de extensión, pequeñas y medianas, incluyendo EAP de hasta “500 ha” inclusive, abarcando una superficie total de 5.715.547 hectáreas, por lo que la superficie media global de las EAP censadas pasó de 469 a 588 hectáreas. También disminuyó en 6.310 la cantidad de EAP sin límites definidos, por lo que la disminución total entre ambos Censos totalizó alrededor de 89.164 EAP.

En general, la disminución de la cantidad de EAP y superficie en los estratos de hasta 500 hectáreas, acompañadas principalmente por el aumento en el promedio de superficie de las EAP de más de 500 hectáreas, posibilitó reafirmar lo sostenido respecto a la concentración de la superficie como parte del proceso de expansión de los monocultivos y el uso de las denominadas tecnologías de punta, a lo que debe agregarse el sostenido proceso de concentración mediante las figuras de formas “no propietario” de tenencia (arrendamiento, contrato accidental, entre las principales).

En el Cuadro que se inserta a continuación puede observarse, a nivel de País, los cambios ocurridos entre los años de los CNA 1988 y 2002, respecto a la cantidad y superficie de las EAP según escala de extensión de las mismas.


Escala de Ex-
tensión
(ha)

Diferencia en cantidad EAP 2002 – 1988

Diferencia en superficie (ha) 2002 – 1988

Superficie Media de las EAP en el año 1988 (ha)

Superficie Media de las EAP en el año 2002 (ha)

TOTAL

(a) (80 932)

(b) (2 628 834)

468,90

587,74

Hasta 10

(25 116)

(111 272)

4,45

4,46

10,1 a 50

(24 583)

(661 374)

26,97

27,23

50,1 a 200

(25 594)

(2 765 976)

111,23

112,39

200,1 a 500

(7 561)

(2 176 925)

320,07

326,11

500,1 a 1000

340

391 025

704,73

711,79

1000,1 a 2500

1 325

2 259 321

1 584,09

1 593,74

2500,1 a 10000

332

1 068 665

4 945,11

4 884,67

Más de 10000,1

(75)

(623 442)

22 164,29

22 537,05

(a) la cantidad de EAP de hasta 500 ha disminuyó en 82.854 unidades y las de más de 500 ha en 75 unidades, pero las de más de 500 ha aumentaron en 1.922 unidades, por lo que la desaparición neta de EAP entre 1988 y el 2002 involucró 80.932 unidades, o sea, se trata de una diferencia absoluta.

(b) la superficie de las EAP de hasta 500 ha disminuyó en 5.715.547 ha y las de más de 500 ha aumentaron 3.086.714 ha, por lo que la disminución neta de superficie en EAP totalizó 2.628.834 ha.

En general, la disminución de la cantidad de EAP y superficie en los estratos de hasta 500 ha y el aumento en las de más de 500 ha, confirma lo sostenido respecto al proceso de concentración de la superficie que continúa operando en el País, como parte del proceso de expansión de los monocultivos y el uso de las denominadas tecnologías de punta.

Fuente: INDEC. Elaboración en base a los resultados del CNA 2002.

En la provincia de Buenos Aires, la cantidad de EAP comprendida en los estratos (según escala de extensión) de predios con superficie de hasta 500 ha, disminuyó en 23.861 unidades (alrededor de 29,5% del total de la disminución de EAP a nivel de País), mientras en Córdoba la disminución involucró a 14.327 EAP (alrededor de 17,7% de la disminución de EAP a nivel de País) y en Santa Fe la disminución de EAP abarcó a 9.531 EAP (11.8% de la disminución de EAP en el País).

De lo explicitado en el párrafo anterior puede inferirse que la disminución de EAP en el conjunto integrado por las tres Provincias mencionadas, constituyó 59% del total de las unidades con límites definidos “desaparecidas” a nivel nacional , y que correspondieron prácticamente en su totalidad a unidades que abarcaban los estratos de las EAP de hasta 500 hectáreas (véase Cuadros Anexos).

4. LA PRECARIEDAD DE TENENCIA DE LA TIERRA

Se asume que la precariedad de mayor significación, según forma legal de tenencia de la tierra, corresponde a los productores agropecuarios localizados en predios sin límites definidos, lo que no desconoce que también la precariedad es de alta significación en el caso de los “ocupantes” que fueron censados en predios con límites definidos. La significación de los primeros puede inferirse de la lectura del siguiente Cuadro.

ARGENTINA: Cantidad Total de EAP Censadas Con Límites Definidos y Sin Límites Definidos

PAIS/PROVINCIAS

EXPLOTACIONES AGROPECUARIAS

TOTAL

c/límites definidos

s/límites definidos

PAIS

333.533

297.425

36.108

Buenos Aires

51.116

51.107

9

Catamarca

9.138

6.694

2.444

Córdoba

26.226

25.620

606

Corrientes

15.244

14.673

571

Chaco

16.898

15.694

1.204

Chubut

3.730

3.574

156

Entre Ríos

21.577

21.577

0

Formosa

9.962

8.994

968

Jujuy

8.983

4.061

4.922

La Pampa

7.775

7.774

1

La Rioja

8.116

5.852

2.264

Mendoza

30.656

28.329

2.327

Misiones

27.955

27.072

883

Neuquén

5.568

2.198

3.370

Río Negro

7.507

7.035

472

Salta

10.297

5.575

4.722

San Juan

8.509

7.927

582

San Luis

4.297

4.216

81

Santa Cruz

947

944

3

Santa Fe

28.103

28.034

69

Santiago del Estero

20.949

10.830

10.119

Tierra del Fuego

90

90

0

Tucumán

9.890

9.555

335

Fuente: INDEC. Información del CNA 2002.

Como puede observarse, a nivel de provincia los porcentajes más altos de predios sin límites definidos, respecto al total de EAP censadas, corresponden a Catamarca (26,75%), Jujuy (54,80%), La Rioja (27,90%), Neuquén (60,53%), Salta (45,86%) y Santiago del Estero (48,31%) y a total de País es el caso de 10,83% del total de las EAP censadas. Resolver el problema que implica la existencia de productores agropecuarios localizados en estos predios es de alta prioridad para la incorporación de los mismos al circuito económico. Por ejemplo, transformarlos en sujetos de crédito, posibilitar el mejoramiento de las condiciones de las viviendas que actualmente habitan, etc., en una palabra, ser incorporados a la condición efectiva de ciudadanos de la Nación.

En los dos siguientes Cuadros puede observarse la significación de otros dps tipos de tenencia precaria. Uno de ellos es el que afecta a los productores localizados como ocupantes en EAP con límites definidos y el otro, también de alta significación, es el que involucra a los productores propietarios de predios de hasta cien hectáreas de superficie, la mayoría de los cuales integra el conjunto de ausentistas que arriendan sus predios a los genéricamente denominados “pooles” que implementan principalmente monocultivos de soja.

ARGENTINA. TENENCIA PRECARIA, REGIMEN: “OCUPANTE” (CNA 2002)

Tipo de ocupación

Escala de Extensión (hectáreas)

Hasta 10

10,1 a 25

25,1 a 50

50,1 a 100

Cantidad de Explotaciones agropecuarias

*con permiso

4.753

2.858

1.544

1.093

*de hecho

1.771

874

425

228

*otros

335

124

83

112

*Propietario más
ocupación:
– con permiso
– de hecho
– otros

807
114
45

646
130
41

703
112
25

684
106
42

TOTALES

7.825

4.673

2.892

2.265

TOTAL DE EAP-s DE HASTA 100 HECTAREAS: 17.655

Nota: se refiere a tipo de ocupación en las EAP-s censadas con límites definidos.

ARGENTINA. EAP-s DE HASTA 100 HECTAREAS DE SUPERFICIE, SEGÚN REGIMEN DE TENENCIA DE LA TIERRA

Régimen de tenencia

Escala de Extensión (hectáreas)

Hasta 10

10,1 a 25

25,1 a 50

50,1 a 100

Cantidad de Explotaciones agropecuarias

Propiedad

47.592

31.340

26.437

25.141

Arrendamiento

3.016

1.173

1.500

2.345

Aparcería

655

171

122

152

Contrato accidental

1.174

481

490

698

Ocupación c/permiso

4.753

2.858

1.554

1.093

Ocupación de hecho

1.772

874

425

228

Otras

335

124

83

112

Sin discriminar

1.754

467

218

129

Propiedad más:

Arrendamiento

651

781

1.187

2.562

Aparcería

197

127

147

201

Contrato accidental

329

312

459

955

Ocupación c/permiso

807

646

703

684

Ocupación de hecho

114

130

112

106

Otros

45

41

25

42

Sin discriminar

147

92

109

77

Otras combinaciones

53

82

101

186

Otras sin tierra en propiedad

230

134

115

170

TOTALES

63.624

39.833

33.787

34.881

TOTAL DE EAP-s DE HASTA 100 HECTÁREAS: 172.125 (a)

TOTAL DE EAP-s CENSADAS (con límites definidos): 297.425 (b)

(a) x 100 / (b) = 57,87 %

Nota: se refiere a régimen de tenencia en las EAP-s censadas con límites

definidos; por lo tanto incluyen las 17.655 EAP-s desagregadas en
el Cuadro anterior.

Teniendo en cuenta la información suministrada por los tres cuadros anteriores, se puede asumir que, en general, las EAP-s que se encuentran en condiciones precarias totalizan alrededor de 208.233 unidades, lo que no implica desconocer que en el interior de este conjunto existen diferencias que pueden dar lugar al establecimiento de prioridades respecto a la urgencia de solución de los problemas que ello implica. Así, por ejemplo, reviste primera prioridad la solución de la precariedad en la que se encuentran los productores agropecuarios localizados en las EAP-s sin límites definidos y, quizás con la misma prioridad, los productores bajo formas de tenencia “no propietario” que trabajan en unidades de menos de 10 hectáreas. La determinación de la cantidad total de productores cuyas situaciones requieren soluciones urgentes, en última instancia, debe ser determinada mediante un trabajo de campo y gabinete expeditivo, haciendo uso intenso de la información de fuente secundaria existente.

5. Superficie Cultivada, Cultivos dominantes, Existencias Pecuarias y Otros Usos

A nivel de País, de la superficie total (174.808.564 hectáreas) de las EAP-s (297.425 unidades) censadas con límites definidos, 33.737.300 hectáreas fueron cultivadas en primera ocupación y 4.302.659 en segunda ocupación, o sea un total de 38.039.959 hectáreas implantadas en el año 2001/02 (en el período de referencia del CNA 2002. De la superficie total implantada en primera ocupación 27,3% correspondió a oleaginosas, mientras que de la implantada en segunda ocupación la usada en el cultivo de especies de este grupo constituyó 91,6%, predominantemente soja.

A nivel de provincia, por la proporción de la superficie usada en primera ocupación en el cultivo de oleaginosas, respecto a la superficie total implantada en primera ocupación en cada una de las provincias, se destacan Chaco (46%), Santa Fe (39,1%), Salta (36,6%), Santiago del Estero (36,1%), Córdoba (35,7%), y Entre Ríos (32,1%), mientras que en segunda ocupación las principales provincias, siempre según la magnitud de la superficie implantada con oleaginosas, fueron las siguientes: Córdoba, 1.190.000; Santa Fe, 965.000 y Buenos Aires 900.000, hectáreas respectivamente, constituyendo en conjunto alrededor de 77,5% del total implantado en segunda ocupación con especies oleaginosas.

Cabe destacar que del total de la superficie implantada en segunda ocupación, las especies oleaginosas se encuentran seguidas por las de cereales para grano.

Además, de las 38.039.959 hectáreas implantadas, 34,2% correspondió a la usada en los cultivos de oleaginosas (13.016.750 hectáreas) y del total de ésta 29,8% correspondió a Córdoba, 26,6% a Buenos Aires, 20,4% a Santa Fe, 6,8% a Entre Ríos, 4,6% a Chaco, 3,3% a Santiago del Estero, 3,1% a la Pampa, 2,4% a Salta, 1,5% a Tucumán, 1,0% a San Luis y el 0,2% restante se distribuyó entre siete (7) Provincias.

De las 13.016.750 hectáreas cultivadas con especies oleaginosas, 84,1% correspondió a soja, 14,2% a girasol, 1,6% a maní y el resto a otras especies.

En lo que respecta a la superficie cultivada con Legumbres, Aromáticas, Hortalizas y Frutales, de gran importancia para atender los requerimientos de alimentos de la población del País, los resultados del CNA 2002 informan que los cultivos de especies de estos grupos usaron 922.518 hectáreas, de las cuales 59% correspondió a frutales (incluyendo Vid), 21,7% a hortalizas, 18,5% a legumbres y 0,8% a los cultivos de especies aromáticas.

La distribución territorial de las 922.518 hectáreas cultivadas en el País con especies de este conjunto fue la siguiente: 25,6% localizadas en la provincia de Mendoza, 13,7% en Salta, 7,6% en San Juan, 7% en Buenos Aires, 5,5% en Tucumán, 5,4% en Entre Ríos, 5,3% en Río Negro, 4,2% en Jujuy, 3,9% en Catamarca y 3,8% en La Rioja. La magnitud de la superficie cultivada en el resto de provincias es de menor importancia relativa.

Por otra parte, las provincias con mayor superficie usada en el cultivo de frutales fueron las siguientes: Mendoza 37,3%, San Juan 11,4%, Entre Ríos 8,9%, Río Negro 7,8%, Tucumán 6,6%, La Rioja 6,2%, Catamarca 5,1 y Corrientes 4,6%.

En lo que respecta a la superficie usada en el cultivo de hortalizas, por su importancia relativa se destacaron las siguientes provincias: Buenos Aires 19,8%, Mendoza 15,7%, Córdoba 9%, Santiago del Estero 7,1%, Misiones 5,2%, Formosa 5,2%, Tucumán 4,9%, Corrientes 4,6% y Salta 4,1%.

Cabe destacar que, a nivel de País, en el año 2002 la superficie cultivada con hortalizas disminuyó en alrededor de 69.000 hectáreas respecto al año 1988, ya que sus implicancias contribuyen a explicar tanto la disminución de la fuerza de trabajo aplicada en el sector agropecuario, como la desaparición de pequeñas EAP-s, la importación de volúmenes de algunas especies de este grupo, la disminución del consumo por habitante /año de éstas, entre otras consecuencias, además del incremento de la presencia de invernáculos.

Entre las provincias productoras de legumbres, por la magnitud de la superficie usada se destacaron: Salta 61,9%, Jujuy 13,7%, Santa Fe 9,3, Buenos Aires 4,8%, Tucumán 3,1%, Santiago del Estero 2,4% y Misiones 2%, siendo por lo tanto de escasa relevancia la usada en estos cultivos en el resto de las provincias. Al igual que en el caso del cultivo de hortalizas, cabe señalar que en el año 2002 la superficie cultivada con legumbres disminuyó en aproximadamente 57.000 hectáreas respecto al año 1988, con implicancias semejantes a las explicitadas en el caso de las hortalizas. También, entre 1988 y el 2002, la superficie cultivada con aromáticas disminuyó alrededor de 5.500 hectáreas, como puede observarse en el siguiente Cuadro.

PAÍS
CNA 2002

Legumbres

Hortalizas

Aromáticas

Frutales

Hectáreas

1988

227.300

269.678

13.032

270.246

2002

170.335

200.412

7.566

544.205

Diferencia

(56.965)

(69.266)

(5.466)

273.959

PAÍS
CNA

Cereales

Oleaginosas

Industriales

Forrajeras
Anuales

Hectáreas

1988

7.875.079

6.936.395

1.283.343

6.282.485

2002

9.807.398

12.978.871

628.854

2.711.258

Diferencia

1.932.319

6.042.476

(654.489)

(3.571.227)

Nota: cabe señalar que en el CNA 1988 la superficie con Vid fue informada

como cultivo industrial, mientras en el CNA 2002 figura como frutal.

Pero no solo disminuyeron las superficies cultivadas con legumbres, hortalizas y aromáticas, sino también las correspondientes a cultivos industriales, así como las usadas por el bosque nativo y las forrajeras perennes.

PAÍS
CNA

Pastizales

Bosques y Montes

Forrajeras
Perennes

Nativos

Implantados

Ha

1988

90.846.797

37.013.289

719.269

9.141.216

2002

92.177.993

34.464.945

1.037.689

7.883.595

Diferencia

1.331.196

(2.548.344)

318.420

(1.257.621)

Nota: en todos los casos, las cifras entre ( ) indican disminución en el año 2002
respecto al año 1988.

De la información explicitada en párrafos anteriores y de la lectura de los Cuadros, puede inferirse la significativa disminución de la superficie implantada con especies (legumbres, hortalizas y aromáticas y la mayoría de las industriales) cuyos cultivos requieren, comparativamente con los de otros grupos (cereales y oleaginosas) de especies, mayor cantidad de Mano de Obra.

Por otra parte, como puede observarse en el Cuadro anterior, se produjo una fuerte disminución de la superficie implantada con especies forrajeras anuales y perennes. Ello, ocurrió a la par de una altamente significativa disminución de las existencias ovinas y porcinas, y un ligero incremento de las correspondientes a los bovinos y caprinos, como puede observarse en el Cuadro siguiente. En términos de equivalentes Vaca, la superficie requerida para este aumento es inferior a la dejada de usar por la disminución de las existencias mencionadas (a las que resta agregar la disminución de las existencias de equinos). Ello, y la sostenida expansión de la práctica del engorde a corral (“feed lot”), explican en gran parte la disminución de la superficie implantada con forrajeras anuales y perennes, entre estas últimas principalmente la que era usada en el cultivo de alfalfa, pura y asociada, disminución con implicancias negativas sobre la captación de nitrógeno atmosférico y los mayores requerimientos de fertilizantes inorgánicos.

Provincia

Especies

Año / cantidad de cabezas

CNA 1988

ENA 1994

ENA 2000

CNA 2002

Total País

Bovinos

47.075.156

53.156.954

48.686.400

48.063.368

Ovinos (1)

22.408.683

16.922.570

13.561.600

12.395.839

Caprinos (1)

3.710.065

3.977.950

3.490.200

4.021.917

Porcinos (1)

3.341.652

2.120.917

Finalmente, puede asumirse que el ritmo de deforestación de bosques de especies nativas se mantuvo en niveles relativamente altos, expresados por una tasa promedio anual de 182.000 hectáreas, muy superior a la estimada para el lapso 1982-1990 que fue de 105.000 hectáreas, de las cuales alrededor de 68.000 fueron usadas en la expansión “hacia fuera” de la frontera agrícola [1], mientras que en los años 90 prácticamente la totalidad de la deforestación se realizó con objetivos de dicha expansión, estimulada por los altos precios de algunas especies, principalmente de la soja.

Cabe destacar que, a la fecha, no se conoce que organismos de los sistemas de Ciencia y Tecnología, de Educación y de Salud, ni los responsables de la elaboración e implementación de la política agraria, estén realizando o hayan finalizado investigaciones tendientes a determinar el valor de las externalidades negativas ocasionadas por la expansión de los monocultivos, principalmente los de la soja, ni por la deforestación para cambio de uso de la tierra y, menos aun, por el uso de los fertilizantes inorgánicos y de los otros agroquímicos usados en el control de plagas y enfermedades de los cultivos.

A lo anterior podría agregarse que, en las consideraciones de los actores mencionados en el párrafo anterior, los efectos negativos sobre la ocupación, la salud humana y la calidad de vida en general, constituyen asignaturas pendientes o negligencias irresponsables.


En el Cuadro siguiente se presenta una síntesis que muestra la evolución de la superficie cultivada y la producción de las principales especies, entre el promedio anual del período 1970/71-1974/75 y el año 2006/07.

Cultivos

Superficie (en ha)

Producción (en tn)

Disminución

Aumento

Disminución

Aumento

Alpiste

– 43.679

– 23.050

Arroz

78.800

772.970

Avena

– 72.960

– 214.840

Cebada Cervec.

– 124.920

760.160

Cebada Forraj.

– 480.470

– 84.095

Centeno

– 2.098.520

– 391.657

Maíz

– 759.405

13.137.364

Mijo

– 216.610

– 174.216

Sorgo total

– 2.214.150

– 1.747.033

Trigo

772.775

8.389.960

Trigo candeal

– 3.475

– 34.583

SUBTOTALES

– 6.014.189

851.575

– 2.669.474

23.060.454

Cartamo

68.620

54.030

Colza

– 127

– 3.667

Girasol

913.948

2.649.732

Lino

– 561.910

– 366.595

Maní

– 135.640

251.075

Soja

15.934.709

47.204.784

SUBTOTALES

– 697.677

16.917.277

– 370.262

50.159.621

TOTALES

6.711.866

17.768.852

3.039.736

73.220.075

De la lectura del Cuadro se infiere que la expansión de la superficie cultivada principalmente con oleaginosas, predominantemente soja, se realizó no solo como parte de un proceso de disminución de la superficie cultivada con cereales (para granos y forrajeras) sino también por cambios de usos de suelos de bosque nativo y de producción pecuaria respectivamente, sin que a la fecha se haya realizado una evaluación ambiental de tales cambios, no obstante los indicadores evidentes de las externalidades negativas ocasionadas en gran medida por dichos cambios (en el Cuadro siguiente se presentan algunos ejemplos de dichas externalidades en el caso de la agricultura).

Por otra parte, cabe señalar que los aumentos de producción de algunos cereales cuyas superficies cultivadas disminuyeron, se debió a significativos incrementos en los rendimientos. Tales los casos de los aumentos de rendimientos unitarios registrados en Cebada Cervecera (2.641), Maíz (4.043), y Sorgo Total (2.434), es decir aumentos en kg/hectárea sembrada.

AGRICULTURA:

- Monocultivos usando tecnología de punta (especificar aspectos concernientes a cada una de las principales especies, por ejemplo, monocultivo de soja usando siembra directa sin tener en cuenta características de los suelos, localización en el interior de la cuenca o microcuenca; peso de la maquinaria usada sin tener en cuenta sus efectos sobre los suelos; necesidad de uso asociado de agroquímicos, sin tener en cuenta sus efectos sobre las microfauna y microflora de los suelos y sin tener en cuenta sus efectos sobre las aguas de superficie y freáticas; entre muchos otros ejemplos)

- Lo anterior podría también considerarse como efectos de la sucesión, en una misma superficie, del cultivo anual de la misma especie, sin alternancia o rotación

- Sucesión de cultivos sin descanso de los suelos que posibilita un reciclaje natural de nutrientes, lo que podría reducir los requerimientos de incorporación de éstos por el hombre, con sus efectos generalmente no considerados, en especial los nitrogenados que pueden impactar principalmente el aire (emisiones de NOx) y las aguas (percolación hasta las capas freáticas)

- Uso de agroquímicos (pesticidas, herbicidas, fertilizantes inorgánicos, etc.) sin control de sus impactos sobre el aire, las aguas, los suelos, la biodiversidad de fauna y flora, y la salud humana

- Uso indiscriminado de tecnología, en general, no adecuada para todo tipo de suelo

- Incorrecto manejo del agua en cultivos bajo riego, con sus efectos de dilapidación del recurso, potenciación de la erosión hídrica de los suelos, salinización, etc.

- Deforestación para cambio de uso de los suelos, de bosques o montes, a actividades agropecuarias

- Otros, especificar

- Los impactos negativos ocasionados por la reposición de nutrientes inorgánicos, sin tener en cuenta las características del medio en que se aplican

- La implementación de medidas para la recuperación de los suelos efectados por la erosión, y la consideración de los impactos de ésta aguas abajo, en la cuenca que contiene las áreas afectadas por la erosión

- La implementación de acciones para la reconstitución del horizonte superior del suelo, como efecto de la incorrecta deforestación de superficies, principalmente en las cabeceras de cuencas y microcuencas

- Los efectos negativos por la pérdida de biodiversidad

- Los efectos negativos sobre la salud humana y la ausencia de medidas preventivas para obviar aquellos

- El aumento de los costos de la salud humana y los impactos negativos sobre el equilibrio de los ecosistemas, ocasionados por la creciente necesidad de aumento de las cantidades de agroquímicos usados en el control de plagas y enfermedades que proliferan debido a las pérdidas ocasionadas a la biodiversidad

- El aumento de costos de la agricultura, por la necesidad de uso de cantidades crecientes de fertilizantes nitrogenados, ocasionada por la pérdida de bacterias fijadoras de nitrógeno atmosférico

- El aumento de la emisión de gases de efecto invernadero (cambio climático)

- La descontaminación de las aguas, afectadas por el creciente uso de agroquímicos

- Los mayores requerimientos de inversiones y gastos en investigación y experimentación agrícola, debido al incorrecto uso de las tecnologías

- Otros, especificar

EJEMPLOS DE EXTERNALIDADES NEGATIVAS, O COSTOS NO PAGADOS, EN LA AGRICULTURA

6. Respuesta a la pregunta introductoria

La respuesta, teniendo en cuenta los indicadores sucintamente explicitados y la información contenida en los Cuadros incorporados en el texto y en los Anexos a este breve documento, parece obvia. Pero ello no supone negar la necesidad de profundizar los análisis, estudios e investigaciones respecto a las implicancias del modelo de producción vigente y aun en expansión en el sector, y no solo para reafirmar la respuesta ya considerada obvia, sino además para posibilitar la correcta elaboración de la política agraria, y su consecuente implementación para superar los problemas ocasionados por el mencionado modelo de producción vigente.

En síntesis, a continuación sintetizamos, basados en sus principales características, el modelo de producción vigente que hemos denominamos de “Articulación Pasiva y Residual con el Mercado Mundial, y de Ocupación Mano de Obra Extensiva”[2].

6.1. Aspectos Generales

Es evidente que el modelo vigente no forma parte de un modelo de desarrollo, sí de crecimiento basado en la implementación de un conjunto de políticas de respuesta a la coyuntura externa, es decir, muy similar al modelo agroexportador asumido por la denominada generación del ’80 (del siglo XIX), pero con algunos cambios significativos. La integración al mercado mundial postulada es tan estrecha que incluso el concepto de Nación resulta muy relativo.

La restricción generada por el endeudamiento externo desde mediados de los años setenta (del siglo XX) constituyó el eje principal de la reestructuración de la economía. La implementación de la misma tiene tres rasgos principales que se fueron afirmando paulatinamente:

· una mayor internacionalización de la economía, concretada mediante la apertura comercial y financiera;

· una reprimarización de la economía en su perfil de especialización, que implicó un sustancial aumentó de la dependencia respecto a las exportaciones agropecuarias, agroindustriales o de materias primas de bajo valor agregado, como el petróleo y los minerales;

· una prácticamente ausencia del Estado en lo que respecta a la producción de bienes y servicios.

Nuevamente, como bajo el primer modelo agroexportador, la oferta agropecuaria debe posibilitar la obtención de divisas que posibiliten la adquisición de bienes requeridos por la población solvente y el pago de la deuda externa contraída y cuya legitimidad continúa siendo justamente cuestionada.

6.2. La Planificación y la Concepción Ambiental

El estilo de crecimiento vigente, en la práctica rechaza toda intervención del Estado y, por lo tanto, es crítico del proceso de planificación. Pero en realidad la planificación no desaparece sino que sus objetivos son reemplazados, operando por lo tanto un cambio en los instrumentos. La coherencia entre las políticas es cada vez más estrecha debido fundamentalmente a que tanto su diseño como su implementación están rígidamente controlados.

Como puede observarse, en la implementación de este modelo se privilegia esencialmente el manejo financiero y las cuentas externas y fiscales. Las dificultades estructurales, manifestadas en un alto coeficiente de importaciones por unidad de producto bruto, muestran el mayor endeudamiento que supone un incremento del producto sin cambios en las estructuras del consumo. Dicho endeudamiento exige que una alta proporción de lo producido por las exportaciones sea orientada al pago de intereses de la deuda, consumiendo los recursos financieros que podrían ser aplicados a inversiones productivas en el País.

En la práctica, el modelo vigente es opuesto a las políticas de promoción por considerarla desalentadora de la competencia. Sobre la base de este juicio, se implementó el retiro del Estado como productor, regulador y “protector” de la actividad económica, más allá de algunas intervenciones ocasionales de escasa efectividad no obstante sus altas resonancias. En los hechos, dejó a la competencia como único árbitro de las acciones, no obstante que ella opera en condiciones de mercados imperfectos.

Respecto a los recursos naturales, el modelo vigente mantuvo las características restrictivas del estilo desarrollista, pero interrumpió los estudios concernientes a los inventarios de los recursos naturales. Los precios de los recursos continúan sin incluir las externalidades negativas, por lo que se alejan de la situación de libre competencia, es decir, no incluyen los costos necesarios para garantizar la reproducción de la naturaleza.


ANEXOS

Los tres primeros Cuadros contienen información concerniente a evolución de la población global y rural y la distribución de la población total por regiones, mientras que los tres últimos Cuadros informan respecto al uso y costo de los fitosanitarios y al uso de fertilizantes.

Argentina – Total País: Población, Volumen y Variación
Intercensal (absoluta y relativa)

Años

Total de habitantes

Variación

Absoluta

Relati-va (%)

1869

1.830.214

2.214.697

121,0

1895

4.044.911

1914

7.903.662

3.858.751

95,4

1947

15.893.827

7.990.165

101,1

1960

20.013.793

4.119.966

25,9

1970

23.364.431

3.350.638

16,7

1980

27.949.480

4.585.049

19,6

1991

32.615.528

4.666.048

16,7

2001

36.223.947

3.608.419

11,1

Fuente: INDEC, Censos Nacional de Población y Vivienda.

El del año 2001 fue denominado de Población, Hogares y

Viviendas.

Argentina – Total País: Evolución de la Población Rural (a)
y Total (en miles de habitantes). Censos realizados en los

años 1960, 1970, 1980, 1991 y 2001

Años

1960

1970

1980

1991

2001

Población Rural (1) *

5.252,2

4.910,5

4.754,6

4.179,4

3.871,0

Población Total (2)

20.013,8

23.364,4

27.949,5

32.608,7

36.223,9

Relación % (1) / (2)

26,2

21,0

17,0

12,8

10,7

* La que se encuentra en núcleos humanos de menos de 2.000 habitantes.

(1) incluye la población que vive en explotaciones agrícolas y la población

dispersa en el medio rural.
(2) Total de población a nivel de País, en miles de habitantes

Fuente: INDEC. Censos Nacional de Población y Vivienda.

Argentina: Distribución de la Población por Regiones,

años 1947, 1991 y 2001

Región

Población por Regiones (%)

Población por Regiones

Metropolitana
(Gran Buenos Aires):
Año 1947
Año 1991
Año 2001
Pampeana:
Año 1947
Año 1991
Año 2001
Noroeste:
Año 1947
Año 1991
Año 2001
Nordeste:
Año 1947
Año 1991
Año 2001
Cuyo:
Año 1947
Año 1991
Año 2001
Patagonia:
Año 1947
Año 1991
Año 2001

29,7
33,5
31,6

42,1
35,2
34,9

11,2
11,3
12,3

8,3
8,7
9,3

6,4
6,8
7,1

2,3
4,5
4,8

4.722.389
10.918.027
11.453.725

6.690.340
11.487.708
12.647.970

1.788.329
3.677.538
4.457.398

1.316.204
2.822.599
3.361.892

1.015.006
2.227.654
2.565.579

361.567
1.482.002
1.737.383

Fuente: INDEC (Censos Nacional de Población y Viviendas

1947, 1991, 2001).


LOS FITOSANITARIOS

En los Cuadros siguientes se presenta la información sobre el uso de los productos denominados genéricamente fitosanitarios. Como puede observarse en los Cuadros, el uso de aquellos aumentó significativamente a partir de la década de los años ’90 del siglo pasado, alcanzando en el año 2006 un nivel de alrededor de 250 millones de kilos/litros, adquiridos a un costo total de poco más de 800 millones de dólares. Los fitosanitarios forman parte del paquete tecnológico de siembra directa + biotecnología. Así, en el mencionado año, 71% de los poco más de 800 millones de dólares correspondió a la compra de herbicidas y, de éstos, prácticamente la mitad fue glifosato (Fuente: CASAFE).

VENTAS DE FITOSANITARIOS (1990-2001)

(en millones de dólares)

Productos

Año

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

Herbicidas *

172

192

230

293

375

448

546

635

536

445

451

400

Insecticidas

55

60

67

70

96

116

154

179

143

118

92

100

Funguicidas

20

24

29

34

37

45

65

83

81

43

80

92

Varios

6

8

10

10

13

18

27

28

17

14

12

11

TOTAL

253

184

336

307

521

627

792

925

777

620

635

603

Fuente: CASAFE. Precio neto contado al distribuidor. La disminución experimentada en los últimos años se debe principalmente a la disminución de los precios finales de los productos.

VENTA DE FITOSANITARIOS (1991-2001)

(en millones de kilos / litros)

Productos

Año

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

Herbicidas *

19,7

22,9

26,2

31,8

42,0

57,6

75,5

92,1

97,3

117,7

111,7

Insecticidas

9,2

10,1

10,2

12,3

14,0

22,2

24,6

22,5

15,0

14,1

15,7

Funguicidas

6,3

7,8

7,8

7,8

7,9

9,1

10,2

9,4

8,1

9,9

9,7

Varios

4,1

5,2

6,1

7,3

8,7

10,9

13,7

8,4

7,0

6,0

5,3

TOTAL

39,3

46,0

50,3

59,2

72,6

99,8

124,0

132,4

127,4

147,7

142,4

Fuente: CASAFE.

USO DE FERTILIZANTES

Volumen de fertilizantes utilizados l984-2006

Años

Total
(en tn)

Origen nacional (%)

1984

389.154

20,30

1985

438.397

19,23

1986

345.192

21,06

1987

431.230

20,84

1988

446.782

19,93

1989

407.484

22,34

1990

403.507

24,81

1991

418.888

22,27

1992

586.914

12,06

1993

698.872

15,00

1994

1.015.544

9,20

1995

1.324.983

8,77

1996

1.780.400

7,32

1997

1.721.400

9,96

1998

1.488.000

9,17

1999

1.718.400

9,52

2000

1.794.900

10,49

2001

2.000.000

13,62

2006

3.400.000

s/i

Nota: Cabe señalar que predomina netamente el consumo de Urea, Fosfato diamónico y Fosfato monoamónico. En los años 1999, 2000 y 2001 la participación relativa de los fertilizantes químicos fosfatados constituyó, respecto al total de fertilizantes importados, el 49,7%, 47% y 59,2% respectivamente. La importación de los fosfatados proviene principalmente de Estudios Unidos de Norte América, Rusia, Lituania, Marruecos, Túnez, China y Brasil. Fue habilitada la primera fábrica de Super Fosfato Simple Sólido que operará con la roca fosfórica que se importará de Marruecos.

Fuente: Período 1984-95, consumo aparente SENASA; 1996-2001, Dirección de Agricultura en base a consumo aparente SENASA y variación de existencias anuales. Año 2001 y 2006, Fuente Fertilizar-INDEC.

EVOLUCION DE LAS PRINCIPALES EXISTENCIAS PECUARIAS EXOTICAS

Provincia

Especies

Año / cantidad de cabezas

CNA 1988

ENA 1994

ENA 2000

CNA 2002

Total País

Bovinos

47.075.156

53.156.954

48.686.400

48.063.368

Ovinos

22.408.683

16.922.570

13.561.600

12.395.839

Caprinos (1)

3.710.065

3.977.950

3.490.200

4.021.917

Porcinos

3.341.652

2.120.917

Buenos Aires

Bovinos

16.837.787

19.389.361

17.889.300

16.443.433

Ovinos

4.527.969

2.677.765

1.741.200

1.420.379

Caprinos

4.889

17.415

Porcinos

861.392

510.981

Catamarca

Bovinos

246.470

193.554

204.900

225.438

Ovinos

89.926

83.519

70.300

82.899

Caprinos

162.025

164.246

156.600

203.701

Porcinos

16.343

11.451

Córdoba

Bovinos

7.120.478

7.644.032

6.154.900

6.142.720

Ovinos

275.338

315.563

256.200

151.331

Caprinos

193.723

176.465

Porcinos

1.060.904

461.680

Corrientes

Bovinos

3.588.546

3.853.430

3.629.900

3.530.566

Ovinos

1.728.395

1.200.483

1.072.700

867.962

Caprinos

4.912

9.223

Porcinos

22.984

25.978

Chaco

Bovinos

1.511.162

2.429.978

2.305.000

1.977.119

Ovinos

76.537

72.644

139.200

108.614

Caprinos

112.477

283.333

259.200

236.739

Porcinos

98.940

107.606

Chubut

Bovinos

124.509

133.783

130.100

129.966

Ovinos

5.212.414

4.646.776

4.016.600

3.868.997

Caprinos

138.327

107.914

96.000

102.880

Porcinos

10.903

3.161

Entre Ríos

Bovinos

3.832.166

4.175.103

3.807.100

3.791.157

Ovinos

764.498

511.098

349.900

351.751

Caprinos

5.348

8.647

Porcinos

71.112

58.389

Formosa

Bovinos

1.168.489

1.243.398

1.060.300

1.333.806

Ovinos

69.417

73.867

75.700

82.367

Caprinos

84.519

212.561

164.000

147.491

Porcinos

66.416

89.023

Jujuy

Bovinos

83.068

89.290

95.600

86.416

Ovinos

601.297

571.975

532.300

452.885

Caprinos

139.273

185.645

178.000

153.773

Porcinos

9.069

9.771

La Pampa

Bovinos

3.052.312

3.459.959

3.170.200

3.680.955

Ovinos

474.077

385.240

252.300

203.764

Caprinos

78.853

71.638

140.660

Porcinos

134.178

64.191

La Rioja

Bovinos

180.477

278.521

195.500

253.476

Ovinos

23.339

14.902

21.100

21.710

Caprinos

125.851

144.447

111.800

223.873

Porcinos

6.776

19.032

Mendoza

Bovinos

276.028

314.180

246.200

333.149

Ovinos

108.772

49.207

28.000

68.099

Caprinos

616.572

667.669

477.900

655.790

Porcinos

36.593

10.264

Misiones

Bovinos

221.502

254.032

290.300

343.155

Ovinos

3.830

2.411

7.057

Caprinos

1.516

2.264

Porcinos

121.437

133.784

Neuquén

Bovinos

173.466

168.505

157.900

145.271

Ovinos

460.976

309.237

244.500

167.556

Caprinos

820.547

723.342

617.000

675.866

Porcinos

9.334

4.502

Río Negro

Bovinos

442.520

459.506

464.800

534.114

Ovinos

2.639.626

2.038.628

1.729.600

1.412.662

Caprinos

295.181

209.666

141.700

173.412

Porcinos

20.315

8.784

Salta

Bovinos

426.883

441.158

421.400

488.179

Ovinos

184.197

181.531

147.500

160.671

Caprinos

192.167

224.434

256.700

197.377

Porcinos

48.460

42.923

San Juan

Bovinos

40.416

40.944

26.300

40.434

Ovinos

26.828

21.758

14.400

8.605

Caprinos

82.571

63.400

54.600

73.638

Porcinos

18.770

5.867

Santa Cruz

Bovinos

32.188

37.579

45.100

54.669

Ovinos

4.094.658

2.829.849

1.978.200

2.161.536

Caprinos

1.321

1.435

Porcinos

1.645

391

Santa Fe

Bovinos

5.702.185

6.403.586

6.225.900

6.047.443

Ovinos

35.954

73.862

93.300

30.816

Caprinos

11.231

57.763

20.286

Porcinos

557.610

409.884

S. del Estero

Bovinos

753.012

764.281

817.700

1.023.600

Ovinos

215.448

174.200

196.900

174.141

Caprinos

496.713

547.955

482.100

698.918

Porcinos

97.035

115.428

Tucumán

Bovinos

151.099

147.413

124.600

101.499

Ovinos

26.253

18.055

27.600

20.234

Caprinos

19.290

19.648

25.000

15.236

Porcinos

41.494

12.120

T. del Fuego

Bovinos

18.343

25.182

23.100

28.354

Ovinos

660.758

582.633

496.100

522.288

Caprinos

0

Porcinos

1.783

404

(1) En el conjunto del resto de provincias, la evolución global de las existencias caprinas fue la siguiente:

Existencias

ENA 1994

ENA 2000

Caprinos resto del País

188.933

334.400

Fuentes: Elaboración específica para este documento, en base a información publicada por el INDEC.

· Censo Nacional Agropecuario 1988. Resultados Generales, características básicas. Total del País. Nº 26. Agosto de 1992, Buenos Aires, Argentina.

· Encuesta Nacional Agropecuaria de los años 1994 y 2000

· Censo Nacional Agropecuario 2002. Total del País y Provincias por departamento: resultados provisionales. CNA, Serie 1, Resultados Generales Nº 1.1. Buenos Aires, INDEC 2003.

[1] Guillermo Gallo Mendoza – Carlos Enrique Suárez. Energía y Deforestación. En Desarrollo y Energía. Vol. 3, Nº5, IDEE / asociado a Fundación Bariloche. San Carlos de Bariloche, Río Negro, Argentina, marzo 1994. Síntesis del documento “Estimación de la magnitud de la deforestación ocasionada por el uso de la leña y el carbón vegetal como fuentes de energía. Ing. Gallo Mendoza, G. e Ing. Suárez, C. E. IDEE / FB, Septiembre de 1993, Buenos Aires, Argentina (con apoyo financiero parcial de la OLADE).

[2] Guillermo Gallo Mendoza – Héctor Sejenovich. Planificación Ambiental. Buenos Aires, Argentina, marzo de 2003.