Get Adobe Flash player

57 – “DECLARACION DEL ENCUENTRO DE ECONOMISTAS ARGENTINOS (EEA)”

El Frente Agropecuario Nacional pone a conocimiento de la opinión publica:

La declaración del Encuentro de Economistas Argentinos (EEA), quienes expresan :

1- que el desempleo, una creciente concentración y extranjerización empresaria y un elevado ritmo de endeudamiento externo, de 5 a 6 veces el valor de nuestras exportaciones, patentizan la crisis y la ausencia de un modelo de desarrollo.2- que la dependencia con factores exógenos ( evolución de la demanda brasileña, precios de los comodities agropecuarios o el financiamiento externo ) no permite avizorar la existencia de una palanca que sirva para impulsar un despegue sostenido. Tampoco la aparición de soluciones en firme para la problemática del desempleo, la exclusión social, y los desequilibrios en sectores y regiones.

3- que en nuestra economía, cada vez mas lejos del desarrollo, se combinan peligrosamente dependencia externa y exclusión social interna, fomentándose así una mezcla de proyecciones explosivas.4- que estos elementos negativos son el producto natural de la estrategia insita en el plan de convertibilidad de 1991, apoyado en el retraso cambiario que congelo una distorsionada situación de precios relativos.5- que la distorsión de precios relativos implica un subsidio decisivo a las importaciones, promueve el contrabando, desalienta las exportaciones, instiga un sistema financiero a espaldas de la producción, estimula las formas especulativas y discrimina contra la producción y el trabajo nacional. Induce el desempleo y la concentración económica, presiona hacia abajo el poder adquisitivo de las remuneraciones populares y estimula el megaendeudamiento.6- que la convertibilidad es la correa de transmisión que refleja el predominio, cada dia mas ascendente, de los grupos concentrados del poder financiero y económico externo e interno.7- que la convertibilidad demanda un permanente ajuste fiscal que succiona recursos a la sociedad y atenta, especialmente, contra el bienestar de los mas pobres.8- que dentro de la actual política económica, que se apoya en el anclaje cambiario, el país no tiene destino, si como país entendemos una Argentina que despliegue al máximo sus potencialidades para el conjunto de la población y la totalidad de su geografía.9- que debemos recuperar la soberanía monetaria y cambiaria y sentar las bases para un genuino equilibrio fiscal. Abandonar la quimera en política cambiaria es el reaseguro para evitar que un cimbronazo de cualquier origen nos lleve a una salidas salvaje.10- que un interesado bombardeo comunicacional ha buscado imponer la falacia de tornar sinónimos al régimen de convertibilidad con la estabilidad de precios. En rigor, lo que hoy tenemos es una pauta cambiaria artificial, que fuerza el deterioro continuo de los ingresos populares, con lo cual esta peculiar estabilidad es un fenómeno meramente teórico y falto de aprovechamiento por la gente.11- que la superación de la crisis exige, entre otras medidas, una salida ordenada del actual esquema. Esta es una opción económicamente conveniente, técnicamente factible y apoyada en políticas económicas flexibles, estrategia admitida por el propio enfoque del F.M.I., propuesto en su carta constitutiva. .12- que la recuperación de la capacidad para ejercitar la soberanía cambiaria se encuadra en el seno de un nuevo régimen de política económica. Este incluiría una profunda reforma financiera, el planteo autónomo de la política monetaria, la redefinición del gasto publico y el rediseño del sistema tributario.13- que es preciso establecer políticas de ingresos dirigidas a los sectores carenciados de la población, la negociación de nuestro endeudamiento externo, publico y privado, establecimiento de formulas dirigidas a la preservación del nivel del salario real, la atención con equidad del endeudamiento de los particulares, y fundamentalmente, un sobrio pero firme conjunto de políticas activas para afirmar el desarrollo económico y social.14- que nuestro cometido es tecno-económico, pero pensando en la política del país, con mayúscula.Si no se actúa con grandeza para interpretar la funesta encrucijada en la que se instalo el país, y si no se arbitran las formulas políticas, ajenas al sectarismo y enraizadas en una convocatoria de salvación nacional, superadora de la crisis reinante, esta puede evolucionar hasta proporciones que nos precipiten hacia un desastre colosal.15- que se requiere de un nuevo consenso político que respalde las medidas y legitime los compromisos en que se instrumente.No tememos al desafió que ello implica. Lo que si tememos es el caos al que puede conducirnos el empecinamiento en una estrategia errada como la vigente.16- que queremos sintetizar la creciente inquietud de hombres y mujeres, comprometidos con el destino de la Argentina que, mas allá de sus distintas extracciones políticas y sectoriales, coinciden en la urgencia por construir una alternativa.Esta necesidad, superando las banderías, se convierte, rápida y cada vez mas premiosamente, en la razón de ser para una convocatoria nacional.